Entrega.




Tomo zumo de guayaba con galletas alemanas mientras reflexiono sobre la vida ante el cielo gris de Berlín. Me gusta mi vida.

Algo cambió hace unos días. El día que decidí hacer algo diferente y dejarme llevar, algo cambió.



Por primera vez Él sintió que yo me estaba entregando, y lo que es más importante, por primera vez, yo lo sentí. Sentí que era la persona adecuada, que podía confiar plenamente en Él. Me ha tomado mucho tiempo alcanzar esa decisión. Ha sido dificil para mi, pero ahora ya está. Y ya nada ni nadie podrá pararlo.

Estoy aprendiendo a disfrutar todavía más de la adoración, la humillación y el dolor. Me sorprendo a mi misma al darme cuenta de que cada vez disfruto más de todas esas cosas y que finalmente empiezo a disfrutar plenamente del sexo. Me siento más segura de mi misma, más guapa y más sexy. Se lo que quiero y se que Él está ahí, a mi lado, para compartir todas esas experiencias.

4 comentarios:

Ironic Dolly dijo...

Me alegro mucho mucho...y por Viky también!!
De que por fin sientas que esa palabra cobra sentido, sentimientos y poder en ti.

Un besito.

Corazón de Madera dijo...

Debería decir gracias...pero diré Aleluya! ;)

Como una matrioska dijo...

Gracias nena, yo también me alegro mucho mucho... :D Un beso enorme!

y Tu... mejor sigue mirando documentales de fractales... :P jiji

Love!

amelie dijo...

Maravillosa sensación, diosssss!!!

Eres afortunada; sois afortunados.

Un abrazo!

Publicar un comentario