Right Where It Belongs



¿Y si todo el mundo que conozco es un sueño elaborado? Intentaré disfrutarlo al máximo. Como estos días atrás, aunque no esteis. No queda opción. Siempre hay que mirar hacia delante. Aunque la manta nunca vuelva a oler igual, y los ositos de gominola de color rosa, hayan adquirido una importancia casi mística.

3 comentarios:

Ironic Dolly dijo...

Ya te lo dije. Me podría enamorar de tí sin más.
No volveré a comer ositos de gominola sin ti,metiéndomelos en la boca. Lo prometo :)

Como una matrioska dijo...

Eres un amor... Todavía nos quedan unos cuantos ositos... Los estamos comiendo poquito a poquito, para que duren más. Aunque no sea lo mismo...
:)

Corazón de Madera dijo...

Yo estoy secretamente enamorado de ambas. Y los ositos no saben igual, no...

Publicar un comentario